La historia indígena del Parque Nacional Congaree

El bosquecillo intacto más grande de bosque de frondosas de tierras bajas antiguas en el sureste de los Estados Unidos, el Parque Nacional Congaree es un paisaje en el que puedes caminar atrás en el tiempo: estos majestuosos árboles de alguna manera escapan a los esfuerzos de los leñadores y constructores, cuyas afiladas hachas y motosierras deletrearon el acabar con tantos de nuestros bosques nativos.

Un destino popular para excursionistas, canoeros y kayakistas, Congaree es el tipo de lugar al que la gente va para alejarse de todo y olvidarse del ajetreo y el bullicio de su vida urbana. Pero junto con su historia física y natural, el Parque Nacional Congaree también cuenta con una historia humana importante e impresionante. De hecho, el nombre mismo de esta vida silvestre manejada en la actualidad proviene de los nativos americanos de Congaree que vivieron allí mucho antes de que imagináramos que la tierra era algo para poseer y parcelar.

La historia indígena del Parque Nacional Congaree

bosque de cipreses y pantano del Parque Nacional Congaree en Carolina del Sur

También a veces escrito Conagree, el pueblo Congaree vivió durante siglos en la actual Carolina del Sur, a lo largo de los ríos Santee y Congaree y tanto por encima como por debajo de la confluencia del Wateree. Aunque los primeros observadores los confundieron con parte de las tribus de habla siouan que los rodeaban, estudios posteriores demostraron que eran una cultura distinta y única.

Desafortunadamente, la gente de Congaree se extinguió en el siglo XVIII, y una gran parte de la tribu se perdió a causa de la viruela a fines del siglo XVII. Los pocos sobrevivientes Congaree restantes se fusionaron con la tribu Catawba más grande y bien establecida, que todavía está presente en las Carolinas hoy y es reconocida por el gobierno federal. Algunos de estos miembros de la tribu son probablemente descendientes de los Congaree, que viven en el nombre que se les ha asignado a estas, sus antiguas tierras ancestrales.

Respeto a la tierra

Con demasiada frecuencia, la larga historia de los lugares que hoy consideramos sagrados y especiales pasa desapercibida. Leer sobre la historia de los nativos americanos de un lugar es un buen primer paso para comprender la posición de uno en su contexto general. Si bien la historia disponible en los propios Congaree es bastante limitada, siempre puede consultar el recurso útil disponible en Native Land para saber de quién son los terrenos ancestrales en los que está caminando, ya sea que hoy se considere un parque nacional, un desierto o una ciudad.

Respetar a estas tribus y a la tierra misma también requiere algunos deberes físicos. Es decir, es importante continuar con la tradición de mayordomía que iniciaron para nosotros estos pueblos antiguos: debemos trabajar para dejar la tierra como estaba cuando la encontramos, o incluso en mejores condiciones, para aquellos que vendrán después de nosotros.

Leave No Trace es uno de los conjuntos de prácticas más conocidos para la exploración respetuosa y la administración de los paisajes naturales, e incluye puntos importantes como empacar toda la basura, minimizar el impacto de las fogatas y respetar la vida silvestre local. Si bien el Parque Nacional Congaree incluye campamentos solo para los que acampan en tiendas de campaña (y no para los que acampan en casas rodantes), los excursionistas y los visitantes aún pueden hacer su parte para evitar ensuciar los senderos con basura o interactuar de manera negativa con la flora y la fauna que encuentran allí, y siempre recuerde no llevarte nada más que fotografías. (En un lugar tan hermoso como el Parque Nacional Congaree , eso es realmente todo lo que necesita, eso y los recuerdos que seguramente creará).