La historia indígena del Parque Nacional del Lago del Cráter

El Parque Nacional del Lago del Cráter es un lugar de extremos: este, el lago más profundo de los Estados Unidos (y uno de los más profundos del mundo) fue creado a través de una fuerza decididamente destructiva: la erupción de un antiguo volcán llamado Monte Mazama. A partir de esa violencia, se creó este pozo prístino e impresionante, que mide 1,949 pies de profundidad y cuenta con algunas de las aguas Technicolor más profundas que jamás haya visto.

Tan increíble como es experimentar este lago como un campista o excursionista contemporáneo, la tierra tiene una historia mucho más antigua que la nuestra y, de hecho, los nativos americanos que habitaron este paisaje mucho antes del asentamiento y la colonización blancos en realidad fueron testigos de la transformación de esa erupción hace casi 8.000 años.

Esta es la fascinante historia indígena del Parque Nacional del Lago del Cráter, una tierra de cambios y transformaciones insondables.

La historia indígena del Parque Nacional del Lago del Cráter

vista panorámica del lago Crater desde la cima del pico Watchman, hermoso paisaje en Oregón

La tierra en la que se asienta el actual Parque Nacional del Lago del Cráter es la antigua tierra ancestral del pueblo Klamath, que, según muestra la evidencia, vivió aquí ese fatídico día hace unos 7.700 años cuando el volcán explotó. Se han encontrado herramientas de obsidiana, lanzas, mocasines y otros artefactos en la capa de ceniza que les dice a los científicos cuándo ocurrió la erupción, lo que significa que estas personas estuvieron físicamente presentes para presenciar ese momento de destrucción creativa.

Además, el monte Mazama y su fuerza explosiva aparecen en antiguas leyendas de Klamath, una historia transmitida a través de una tradición de narración oral. En una de estas leyendas, se desata una guerra entre el Monte Mazama y el Monte Shasta, un estratovolcán ubicado en el norte de California que aún puede estar activo. Se decía que Llao, el espíritu del inframundo, vivía debajo del portal del monte Mazama, entonces conocido como Lao-Yaina. Llao se enamoró un día de una hermosa hija de un jefe Klamath, Loha, pero fue rechazado. Su ira aumentó y juró que destruiría a la gente con fuego… pero en realidad fue la batalla que siguió con Skell, el espíritu del cielo que vivía en el cielo sobre el monte Shasta, lo que provocó la erupción que derrotó a Llao. Skell luego llenó el cráter dejado por esta pelea épica con un hermoso lago,

Hoy en día, el pueblo Klamath vive en una serie de tribus activas y reconocidas a nivel federal, incluida la banda Klamath, Modoc y Yahooskin (Yahuskin) de los indios paiute del norte de Oregón, así como los Klamath, Karuk (Karok) y Shasta (Chasta) gente de California. La gente de Klamath disfrutaba de estructuras sociales complejas y era progresiva en muchos sentidos; por ejemplo, el divorcio era común y fácil entre las parejas de Klamath, y a las novias se les permitía dejar a sus maridos sin un esfuerzo o consecuencias extremos.

Respeto a la tierra

Incluso si te topaste con Crater Lake sin ningún contexto, sería fácil decir que estabas en presencia de algo asombroso; en cuanto a belleza natural, poder y majestuosidad, este lugar habla por sí solo.

Pero llegar a una comprensión más completa de la compleja historia humana de este lugar, y la trágica violencia que le ha dado forma, es un paso importante para participar en el legado continuo de Crater Lake de manera intencional y bien informada. Estas tierras han sido habitadas, amadas y cuidadas por pueblos antiguos durante siglos, y como visitantes de sus tierras, les debemos ser buenos cuidadores. Eso significa hacer lo que podamos para dejarlo como lo encontramos, e incluso hacerlo mejor para las personas que vendrán después de nosotros. Leave No Trace tiene algunas prácticas excelentes para mantener que hacen que el proyecto de administración continua sea tan fácil como seguir algunas reglas.

Finalmente, queremos agradecerle por leer un poco sobre la historia indígena de este lugar, y alentarlo a consultar recursos como Native Land para tener una idea de la tierra en la que se encuentra, dondequiera que se encuentre en los Estados Unidos. Unidos (y más allá). El Servicio de Parques Nacionales tiene más información sobre las historias culturales y humanas de todas sus propiedades, así que no dude en pedirle más información a un guardaparque durante su visita.