La historia indígena del Parque Nacional Great Sand Dunes

Es una extensión de arena tan grande que te hará pensar que has viajado al Sahara, pero que en realidad está atrapada en la esquina suroeste de Colorado, con las dunas más altas de Estados Unidos. Y es mucho más que eso, también; El Parque Nacional Great Sand Dunes es una joya del área de Four Corners que, lamentablemente, muchos pasan por alto en favor de otras propiedades de parques nacionales (ciertamente igualmente increíbles) como Mesa Verde.

Pero si nos pregunta, este desierto de 150,000 acres es absolutamente imperdible. ¿Dónde más puedes deslizarte en trineo por imponentes dunas a la vista de una impresionante cadena montañosa en el fondo?

Tan increíble como es ser un visitante contemporáneo de este paisaje único, también es importante reconocer que lo que llamamos Parque Nacional Great Sand Dunes ha servido como piedra de toque humana, lugar de reunión y generador de recursos durante mucho más tiempo del que las mentes occidentales pueden recordar. . La tierra ocupada por el Parque Nacional Great Sand Dunes en la actualidad es el terreno histórico y ancestral de muchas tribus de pueblos indígenas y nativos americanos, incluidos los ute, cheyenne, apaches y pueblo.

La historia indígena del Parque Nacional Great Sand Dunes

Par de caminatas en el Parque Nacional Great Sand Dunes, Colorado

Los nativos americanos que han poblado durante mucho tiempo el suroeste de los Estados Unidos, incluida la zona conocida hoy como el Parque Nacional Great Sand Dunes, disfrutaron, y siguen disfrutando, de ricas tradiciones y prácticas culturales que los ponen en comunión simbiótica con la tierra. Viajando para seguir a los animales de caza de temporada, así como a las plantas comestibles, al mismo tiempo que mantienen aldeas semipermanentes bien pobladas, estas tribus entendieron cómo vivir con la Tierra en lugar de vivir en ella, y sus huellas dactilares y pisadas se pueden ver en muchas de las áreas. que rodea este parque nacional.

Las numerosas bandas de Pueblos Indígenas que poblaron y transitaron por esta zona reconocieron históricamente su significado sagrado; El pueblo Ute lo llamó s aa waap maa nache , o “arena que se mueve”, mientras que los Jicarilla Apaches que vivían en las cercanías del norte de Nuevo México llamaron a las dunas sei-anyedi , que significa “sube y baja”.

Estos nativos americanos todavía pueblan el desierto del suroeste, aunque han sido desplazados a reservas. Sus tradiciones de larga data continúan siendo promulgadas en la comunidad hoy, y sus ricas historias culturales informan los paisajes que los han albergado durante siglos antes de que llegáramos.

Respeto a la tierra

Al visitar el Parque Nacional Great Sand Dunes, o, honestamente, cualquier parque nacional o desierto en Estados Unidos, mostrar respeto a los Primeros Pueblos que originalmente habitaron y administraron la tierra es un primer paso importante para comprender nuestro lugar en el contexto histórico más amplio. Además de leer escritos como este (y aprovechar las exhibiciones interpretativas y la señalización disponible en los propios parques), siempre puede visitar Native Land para obtener más información sobre los terrenos ancestrales en los que se encuentra, ya sea que se encuentre en un ciudad o el campo.

Pero informarnos sobre las personas que habitaron estas tierras antes que nosotros es solo una parte de la ecuación. También es nuestra responsabilidad continuar con la tradición de administración para la que sentaron el precedente, a fin de preservar estas tierras para las generaciones futuras: nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos a partir de entonces.

Leave No Trace ofrece algunas pautas fáciles de seguir que facilitan el disfrute de cualquier área natural de vida silvestre sin causar un gran impacto, incluidos pasos como empacar toda la basura que empaque y prender fuego solo en las áreas designadas para fogatas.

Esperamos que tener este contexto e información lo ayude a disfrutar más plenamente de su viaje a Great Sand Dunes, o cualquier parque nacional en el que se encuentre, y también lo motive a participar en el bienestar continuo de este increíble planeta nuestro.