La historia indígena del Parque Nacional Hot Springs

Cuando piensas en “aguas termales”, primero puedes pensar en el Panhandle de Idaho o en algún lugar cercano a una caldera volcánica en Wyoming o Nuevo México. Pero el este de los Estados Unidos es en realidad el hogar de algunas fuentes termales increíbles y, de hecho, el Parque Nacional Hot Springs en sí está escondido en una parte urbana del centro de Arkansas.

Pero aunque estas casas de baños históricas, construidas por primera vez en el siglo XX, han creado un lugar desarrollado para disfrutar de estas antiguas piscinas geotérmicas naturales, la historia de este paisaje se remonta mucho más allá de la historia del asentamiento occidental en esta parte de los Estados Unidos.

Hot Springs, Arkansas, y el Parque Nacional de Hot Springs, están situados en las tierras históricas de los pueblos Osage, Caddo y O-ga-xpa. Muchas otras tribus indígenas también se han abierto paso por estas tierras, que luego fueron colonizadas con exclusión de sus habitantes nativos.

La historia indígena del Parque Nacional Hot Springs

Cascada de agua caliente, Parque Nacional Hot Springs

Los muchos grupos de nativos americanos que vivieron en Arkansas, incluso en el área de Hot Springs, desde tiempos inmemoriales sabían cómo vivir  con la tierra, utilizando sus muchos recursos para alimentarse, vestirse y mantenerse mientras mantenían un equilibrio general que era sostenible para la tierra misma. La evidencia arqueológica sugiere que los nativos americanos habitaron y viajaron a través de la tierra ahora conocida como Arkansas durante unos 14,000 años, milenios antes de que los colonos occidentales blancos llegaran a esta área.

Los arqueólogos han encontrado cerámica de barro, arcos y flechas, y otros artefactos que indican la presencia de estos pueblos nativos, y que también han servido como pistas para contarnos más sobre sus antiguos estilos de vida.

Junto con la historia de desplazamiento de los pueblos nativos aquí, Arkansas también tiene una larga historia de racismo contra los negros como parte del sur de Jim Crow. El sitio web del Servicio de Parques Nacionales tiene información específica de la histórica experiencia negra de las tinas Hot Springs , sobre la cual también vale la pena informarse.

Respeto a la tierra

Mantenernos informados sobre las injusticias que caracterizan los paisajes en los que vivimos, visitamos y amamos es una forma importante de obtener una comprensión más completa de su situación contextual en la historia de un lugar, especialmente si no es de ascendencia nativa americana o indígena. Además de leer escritos como los disponibles en el sitio web de NPS o a través de señalización y programación interpretativa, también puede consultar Native Land , que lo ayudará a aprender más sobre las tribus en cuyas tierras se encuentra, sin importar dónde las encuentre. usted mismo en los Estados Unidos (y en muchos lugares del mundo).

Además, dar el siguiente paso y comprometerse a mantener estos paisajes verdes y saludables para las generaciones futuras es realmente la mejor manera de mostrar respeto tanto a la tierra como a los pueblos indígenas que dan tan buenos ejemplos de administración. El sentido común puede ofrecer un buen comienzo en cuanto a cómo dejar un impacto mínimo en un lugar que está visitando, pero seguir los siete principios de Leave No Trace es otra manera fácil de asegurarse de que está pisando la tierra con la mayor ligereza posible. Estos principios, por ejemplo, incluyen encender fogatas solo en lugares designados, viajar y acampar solo en superficies duraderas y empacar toda la basura que empaque.

Son pasos relativamente fáciles y vale la pena el esfuerzo, después de todo, no es nuestro, ni de nadie, y las generaciones futuras merecen disfrutarlo como lo hacemos nosotros.