La historia indígena del Parque Nacional Sequoia

Ubicado en la vista escénica del interior de California, el Parque Nacional Sequoia (junto con su vecino cercano, el Parque Nacional Kings Canyon), es un destino de vacaciones verdaderamente único en la vida: árboles inmensamente altos atraen a los visitantes a un maravilloso bosque, poblado por coloridas flores silvestres, exuberantes plantas de sotobosque y una variedad de animales que es difícil encontrar tan cerca en muchos otros lugares. La cordillera del sur de Sierra Nevada, de la que forma parte este pintoresco paisaje, ha sido un punto de referencia humano y un lugar de reunión desde tiempos inmemoriales, y como era de esperar, una vez que vea por sí mismo lo hermoso que es.

Hoy, esa reunión humana parece una visita anual de poco más de 1 millón de turistas que acuden en masa a este parque para practicar senderismo, pescar, viajar por el río, observar la vida silvestre y otras aventuras al aire libre. Los permisos de áreas silvestres están disponibles para aquellos que quieren desafiar el aire libre durante una o dos noches al aire libre, y también hay disponibles campamentos desarrollados para aquellos que desean un poco más de acceso a las comodidades de las criaturas modernas.

Pero en días pasados, la reunión humana en esta parte del mundo se veía muy diferente. El paisaje que hoy se conoce como Parque Nacional Sequoia es la patria histórica de los pueblos Mono (Monache), Yokuts, Tübatulabal, Paiute y Western Shoshone. Estos antepasados ​​y antepasadas indígenas pueden enseñarnos mucho sobre cómo es una relación saludable con la tierra y sus recursos.

La historia indígena del Parque Nacional Sequoia

Secuoyas Gigantes (Redwoods) en Giant Forest Grove en el Parque Nacional Sequoia, California (EE. UU.)

Los nativos americanos que han vivido durante mucho tiempo en esta parte del país encontraron formas innovadoras de vivir junto a la tierra, utilizando los abundantes recursos que ofrece sin invadir nunca el uso excesivo o el abuso de sus dones. Si bien cada una de las tribus mencionadas anteriormente tiene su propia cultura, idioma y tradiciones específicas, todas estaban unidas por esta actitud de mayordomía respetuosa, creando una relación simbiótica bidireccional con la tierra.

Los materiales que utilizaban estos indígenas para la vida cotidiana los obtenían de los bosques, arroyos, ríos y cerros que caracterizan a la Sierra Nevada, aunque también viajaban para encontrar las condiciones más favorables para la caza, la recolección y el forrajeo durante todo el año. Aunque la Sierra Nevada es un territorio innegablemente accidentado, aquí hay innumerables recursos vitales para aquellos que saben lo que están buscando, como lo hicieron estas tribus: los animales de caza mayor como ciervos, alces y antílopes proporcionaron grandes festines, mientras que las capturas más pequeñas como pájaros, tortugas y conejos añadidos al plato. El pescado y los mejillones también fueron fuentes importantes de proteínas, al igual que las larvas de avispa. Los nativos americanos que vivían aquí fabricaron armas para ayudarlos en su proceso de caza, incluidos arcos y flechas,

En la actualidad, el Servicio de Parques Nacionales mantiene relaciones y afiliaciones con tribus locales reconocidas a nivel federal y estatal cuya historia ancestral se vincula con los terrenos del parque. Los descendientes y miembros actuales de estas tribus, que se enumeran en el sitio web del Servicio de Parques Nacionales , todavía viven en las áreas que rodean el parque (y más allá), y mantienen vivas sus tradiciones culturales e historias en la comunidad.

Respeto a la tierra

Informarnos sobre los pueblos originarios que vivieron, viajaron y cuidaron tan bien estas tierras es el primer paso para comprender completamente nuestro lugar en esa tierra en contexto. Después de todo, estaban aquí mucho antes de que los occidentales incluso concibieran estos lugares, y mucho menos se pararon en ellos.

Además de encontrar información como esta publicación de blog en Internet en su propio tiempo, también puede consultar la información y los servicios de interpretación disponibles en el propio Servicio de Parques Nacionales, o en cualquier oficina que supervise la naturaleza en la que se encuentre. Y tenga en cuenta que no son solo las áreas silvestres las que tienen una historia indígena importante y, a menudo, desconocida; muchas ciudades estadounidenses también remontan su linaje a las comunidades nativas americanas, o están situadas en tierras que los nativos americanos han habitado y cuidado. Siempre puede averiguar de quién son los terrenos ancestrales que está ocupando al registrarse en Native Land , un excelente servicio gratuito en línea que también enlaza con los sitios web tribales contemporáneos para brindarle aún más contexto y oportunidades educativas.

Pero la educación solo puede llegar hasta cierto punto, y si estamos verdaderamente comprometidos a respetar tanto la tierra como las personas que la han habitado durante tanto tiempo (y que fueron cruelmente desplazadas de ella por los colonos), también debemos asumir el papel. de mayordomía para nosotros mismos, incluso como visitantes.

Trabajar en general hacia un estilo de vida más sostenible y verde es importante y útil sin importar quién seas o dónde vivas; después de todo, cada uno de nosotros es un hijo de la misma Madre Tierra. Pero cuando visite un parque nacional en particular, hay un gran recurso que ofrece principios codificados a seguir que lo ayudarán a asegurarse de que está viajando de la manera más ligera posible en el paisaje: No dejar rastro.

Comprometidos con la ética al aire libre, Leave No Trace les pide a los exploradores que empaquen toda la basura y el equipo que empacan en un área, hagan fogatas solo en las ubicaciones designadas para fogatas y presten atención a la durabilidad de las superficies en las que caminan, acampan y actúan. otras actividades humanas. Puede obtener más información sobre los siete principios Leave No Trace aquí y, una vez más, gracias por tomarse el tiempo para informarse sobre la historia indígena del hermoso Parque Nacional Sequoia . ¡Realmente esperamos que se sume a su experiencia!